Un día sin mujeres y… no pasa nada

Llegó el tan esperado día 9 de marzo en donde se invitó al movimiento “Un día sin mujeres” en donde se pretendía que ninguna mujer fuera a la escuela o se presentara a trabajar, como un grito desesperado en contra del aumento de los feminicidios en este país.

La intención era demostrar la falta que hacen las mujeres en las diversas actividades cotidianas para con ello, hacer presión ante las autoridades para realicen acciones en favor de su protección.

Después de varios recorridos por las calles y centros comerciales, hemos confirmado que tras la invitación de un día sin mujeres…no pasa nada.

Efectivamente, hemos podido comprobar que no pasa nada. No hay vida, no hay movimiento en las calles a pesar de ser lunes laboral, no hay muchas mujeres caminando en las calles, las oficinas se ven vacías, los bancos sin cajeras, solo hombres, restaurantes sin meseras o cocineras, algunos mejor no abrieron.

Las plantas industriales están casi detenidas, no hay producción, no hay ventas y mucho más…efectivamente sin mujeres no pasa nada.

No escuchamos sus voces, ni sus bromas o risas. No las vemos pasar por los pasillos, las computadoras están apagadas, no podemos disfrutar de su belleza ni alegría. Hay un mudo silencio que adormece, preocupa e inquieta.

Es mejor estar rodeado de mujeres. Ellas dan vida, a la vida.

El objetivo de la propuesta se ha logrado, por eso las queremos vivas.

También puedes ver

Share

Deja un comentario