La cena de AMLO con los empresarios y la comprometedora carta


Alternativo.mx | El presidente Andrés Manuel López Obrador invitó a cenar a los 100 empresarios más acaudalados de México para afinar detalles de su “colaboración” para la rifa del avión presidencial y al salir de Palacio Nacional, algunos de los magnates confirmaron que recibieron una carta-compromiso con montos sugeridos.

En los tiempos de auge del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a eso se llamaba “pase de charola”, es decir, moches de empresarios para financiar caprichos del partido hegemónico, tal como lo hizo Carlos Salinas de Gortari, el jefe de la “Mafia del Poder”, en 1994.

Casi tres décadas después, en plena cuarta transformación impulsada por el presidente del cambio, el presidente todopoderoso, el paladín de la justicia o el sepulturero de la corrupción invitó los austeros tamales de chipilín y el delicioso chocolate hervido, y pasó la charola a los Rockefeller mexicanos.

La carta, de la que en un principio se dudó de su autenticidad, sugiere a los empresarios “comprometerse de manera voluntaria” a comprar billetes de la Lotería Nacional, válidos para la rifa del avión presidencial, a celebrarse el próximo 15 de septiembre, en pleno ¡Viva México!

Los montos van desde 20 millones hasta 200 millones de pesos, a depositar en una cuenta de Banorte a nombre de “R06 HHQ SHCP LOTENAL”.

En los viejos tiempos priistas, el pase de charola y el pago correspondiente implicaba que los pudientes pagadores operaran sus negocios con absoluta libertad (dentro o fuera de la ley) durante el sexenio en turno.

Así las cosas, el pase de charola de la 4T constituye un compromiso de los magnates para ayudar al lopezobradorato a manejar recursos a discreción, a cambio de favores empresariales o personales, asignación de contratos sin licitación pública o el perdón de los odiosos impuestos.

Los tamales y el chocolate más caros se sirvieron anoche en Palacio Nacional para cerrar el compromiso de los empresarios con la rifa de un avión que no será entregado al ganador. En realidad ¿quiénes pagarán los montos comprometidos por los Rockefeller mexicanos?

Share

Deja un comentario