Editorial / El caos de la salud

Un punto de vista diferente e irreverente

Alternativo.mx / Editorial

Prioridades

Mientras los niños se mueren de cáncer, el presidente Andrés Manuel López Obrador crea el programa “Educación Física de Excelencia” en donde se otorgan 407 millones para fomentar la práctica principalmente del béisbol.

Al “Mexican Thanos” le interesa más ver un homerun, que preocuparse por la vida de cientos de niños enfermos que luchan desesperadamente por sobrevivir.

No estamos en contra de apoyar al deporte mexicano, al contrario, creemos que se le debe de aportar más dinero y enfocar a la juventud a participar en actividades que fomenten la buena costumbre de la unión, trabajo en equipo y respeto.

Sin embargo, ver a los padres de familia implorando por medicamentos y quimioterapias para sus hijos que luchan contra la muerte, duele, lastima y no tiene perdón de Dios.

El presidente aparece todos los días muy tranquilo, da clases de historia, sermones sobre moral, no lo perturba la inseguridad ni le inquietan las matanzas en colegios por niños,es insensible y ofensivo, a él solo dale béisbol, ya que si le dices “cobarde matoncito”, hasta pide que lo ayudemos.

¡Qué poca m…!

 

Del latín

 Insabi (palabra mexicana que significa “nadie sabe nada” creada en la 4T)

¿Por qué ese empeño enfermizo de destruir todo lo pasado que funcionaba en México?

El Seguro Popular era uno de los pocos programas que funcionaban bien.

Como todo, era perfectible, tenía carencias y malos procesos, pero cumplía con su finalidad, dar atención médica a personas de escasos recursos y salvar vidas.

Hoy, gracias a la inexperiencia e improvisación de este gobierno, el sistema de salud está colapsando y está dejando sin protección precisamente a los más pobres.

Tuvieron un año para estudiar, conocer, analizar y diseñar nuevas formas para mejorar el servicio y no hicieron absolutamente nada.

Simplemente por el capricho del mesías le cambiaron el nombre, no presentaron ningún programa de ejecución, quitaron medicinas, servicios y estudios a las enfermedades de tercer nivel las cuales son las más caras y difíciles de tratar ya que en su mayoría son terminales.

Y ahora solo piden paciencia a los enfermos.

Mientras muchos mueren, estos juegan a ser diferentes.

¡No tienen m…..!

 

¿Enfermedad?

El tiroteo acontecido en un colegio de Torreón nos debe de hacer reaccionar como sociedad.

Le echan la culpa a un videojuego, a no tener revisión de mochilas, al exceso de armas en las calles y a muchos otros pretextos para tratar de justificar la acción de un niño con una enfermedad llamada, soledad.

Un niño proveniente de una familia disfuncional, en donde todos sus sueños se han visto frustrados por este difícil camino llamado vida.

Un niño solitario que pudo haber convertido las hazañas digitales en sus metas personales, como resultado de tanta descomposición social, pérdida de valores y muerte.

Vidas perdidas que bien pudimos haber salvado entre todos.

Luto y dolor.

 

 

 

 

 

Share

Deja un comentario