¿Qué pasó en Culiacán y el hijo de ‘El Chapo’?

¡Situación vergonzosa!

El 17 de octubre de 2019 significará un antes y un después en la era del político Andrés Manuel López Obrador, antes era el “salvador, el mesías, el guía, el yo todo podré” ahora, es el presidente que liberó a uno de los delincuentes más buscados del mundo.

Crónica de una mala detención

Por la mañana, la autoridades de seguridad mexicana Sedena y Guardia Nacional “en conjunto” llevaron el operativo más estúpido en la historia de México. Y eso que los de Enrique Peña Nieto y Calderón fueron malos.

El objetivo era atrapar a Ovidio Gúzman y a pesar de su ineptitud ¡lo consiguieron!, penosamente no supieron reaccionar cuando los delincuentes comenzaron a atacar a los civiles. Ya por la tarde, citearon los caminos, las calles y los lugares trascendentales de operación del crímen organizado.

La clave: tomar los departamentos donde habitan las familias de los militares.

Una vez detenido el narcotraficante, los líderes de los cárteles amenzaron a las autoridades mexicanas, quienes no tenían control de la ciudad, pues el Cartel de Sinaloa puso retenes en: autopistas, carreteras y principales vialidades de la ciudad, además de provocar decenas de tiroteos en lugares estratégicos para tomarlos, en el camino decenas de vidas inocentes perecieron.

El Cartel tomó el teléfono y pidió hablar con Durazo, el secretario de seguridad tomó la llamada, el mensaje era claro: ¿o liberas a la familia, o estalla el edificio?

Los altos mandos del ejercito solicitaron que se hiciera una revisión, esto llegó a oídos del presidente, quien, evidentemente debió de haberles brindado la peor “cagotiza” de su vida y, ante tal situación negoció con los narcotraficantes, claro para después decirnos: “no íbamos a permitir una tragedia por una detención”, ¡pero la tragedia ya estaba hecha, ya habían muerto inocentes, ya te habías equivocado!

Los delincuentes no solamente fueron liberados, también hubo un motín donde quedaron en libertad 20 reos del Penal de Culiacán.

El estado mexicano se arrodilló ante el crimen organizado, le beso los pies y le manda un mensaje claro a la nación: ¡vamos a permitir que la violencia continúe!

AMLO demuestra con sus trabajadores la incapacidad que tienen para conseguir una detención, un simple operativo, se salió de control y hoy somos la burla del mundo, un hazme reir de ejercito con un gobierno enclenque que no puede resguardar una ciudad, unos departamentos y la vida de los mexicanos.

Querido señor presidente, ninguna detención es más importante que la vida de los mexicanos, pero vivir con miedo no es vida, salir a la calle y esperar ser secuestrado tampoco lo es, estar en México es un martirio, usted citó a Napoleón:”Si el crimen y los delitos crecen, es evidencia que la miseria va en aumento y que la sociedad está mal gobernada”.

Un presidente incapaz de brindarle seguridad a su pueblo.

Debes leer:

Otro percance fatal; ahora en Feria de Pachuca

Cadena de cine condiciona entrada a una persona

Negligencia en clínica Escuela Libre de Homeopatía de México

Mujer vendía carne en Puebla, pero ¿de dónde la obtenía?

A dos años del sismo damnificados aún no reciben ayuda

Caída durante desfile ¿qué la provocó?

Chema bailaba en Xochimilco; todo acabó mal

AMLO pide que gente cercana pague las medicinas de los enfermos

CAA

Share

Deja un comentario