Editorial / Transformación

Un punto de vista diferente e irreverente

Alternativo.mx / Editorial

Transformación

Ni duda cabe que este país está cambiando. Su transformación está logrando cosas increíbles que en honor a la verdad, nunca nos hubieramos imaginado que sucederían. Y así como dicen en nuestro pueblo “para muestra basta un botón”, aquí algunos ejemplos.

El “flamante e intocable” director de la CFE, ¡ya no habla!

Ahora cuando los reporteros se acercan y le preguntan sobre sus casas ocultas y sus millones, solo contesta graciosamente diciendo “chu chu chu chu” según él como el Tren Maya. Más bien parece la mula que salía corriendo en las películas de Pedro Infante, cada vez que le chiflaba.

Que desfachatez de tipejo y sobre todo que ofensa para el pueblo.

¡De vergüenza!

 

Con todo y chancla

Cuando éramos niños los regaños eran a chanclazo directo a la cabeza, cinturonazo en posición de chivito y tranca con clavo oxidado. ¡ay dolor, ya me acordé!

Afortunadamente los tiempos cambiaron y se acabaron esos correctivos, pero ¡oh sorpresa! ¿qué creen? ¡que ya regresaron!, naturalmente con algunos cambios.

Como parte de la transformación, esos vándalos que rompen vidrios, dañan monumentos históricos, roban trafican, extorsionan y lastiman a nuestra sociedad, ahora son regañados por sus ¡mamacitas, papacitos y abuelitos! pero solo con palabras bonitas, tiernas, junto a una taza de chocolatito caliente con conchitas rellenas de nata y hablándoles al oído para no frustrarlos, porque ahora resulta que tampoco les puedes decir, no.

¡Otra burla y más vergüenza!

 

Y sigue la mata dando

(Foto: @ivan_3quemecho)

Otros que también se han tranformado son los empleados del gobierno federal y de la “segura y feliz” Ciudad de México.

Ahora resulta que cuando entraron a trabajar los contrataron como empleados administrativos de confianza sin embargo y por la necesidad de tener chamba, nunca leyeron las letras chiquitas del contrato que estaban a la vuelta, en dos puntos tipográficos y con tinta blanca.

En ellas decía cláramente: “Usted, al ingresar a esta flamante institución y con los firmes deseos de enarbolar el cambio que requiere nuestro país, tendrá entre sus múltiples funciones convertirse en defensor de la patria como “carne de cañón” en el llamado “cinturón de paz”. Deberá de arriesgar el pellejo ante una bola de locos desalmados que lo pueden pintar de color con bote de spray o golpear sin que usted ofrezca ninguna resistencia, es decir ¡aguántese! si no quiere perder su chamba.”

Igualito que en los tiempos de Luis Echeverría y José López Portillo que a los empleados federales les daban uniformes y tenis blancos, para que se presentaran en el desfile deportivo del 20 de noviembre, ya que ¡no había deportistas!

¡Qué bonito y que orgullo!

 

Ineptitud

Y para acabarla de amolar, ahora resulta que una serie de malos e ineptos contadores, metieron en problemas con el SAT a muchos famosos y “honorables” mexicanos, entre ellos a algunos miembros de la “izquierda” de esta transformación, defensores de la patria y preocupados por los pobres.

Con sus errores y omisiones hicieron que aparecieran en la lista de los beneficiados, con la condonación de millones de pesos.

¡A ver, a ver, no entendemos! ¿El error que cometieron fue para que les perdonaran millones de pesos de impuestos? entonces ¡ah que buenos contadores! ¿no? ¡pasen sus teléfonos, por fa!

Como dijera Paquita la del Barrio: “ratas de dos patas…”

 

 

 

Share

Deja un comentario