A 18 años del 11-S

Era una mañana como cualquier otra.

La gente iniciaba sus actividades como todos los días, los niños a la escuelas y los adultos al trabajo.

Todo era muy raro, en la televisión se veían escenas que por lo realistas, desconocíamos si era algún tipo de película de Hollywood o un comercial de muy mal gusto.

Eramos testigos de como un avión se incrustaba en una de las Torres Gemelas de Nueva York con una facilidad inimaginable.

¿Qué eran esas escenas tan espectaculares que involucraban a los rascacielos más emblemáticos de Estados Unidos y a un par de aviones?

Después de la duda e incertidumbre venía la confirmación. Lo que estábamos presenciando en vivo desde Nueva York y a todo color, era el acto terrorista más potente de la historia.

La destrucción total de las Torres que cedieron ante el calor del fuego, provocado por los aviones que se estrellaron con ellas.

En la calle el caos, la desesperación de los neoyorkinos que corrían para salvarse del humo y a su propia vida y la duda principal, ¿quién había sido capaz de planear y ejecutar tan fatídico acto?

Hasta hoy persiste la teoría de un acto planeado por el propio gobierno estadounidense para atacar al mundo árabe. ¿Dinero, petróleo, poder? Nadie sabe.

La duda queda abierta al igual que las heridas de las familias que perdieron a sus familiares en este fatídico 11 de septiembre.

.

.

 

 

Share

Deja un comentario