Editorial / ¡Qué padre!

Un punto de vista diferente e irreverente

Alternativo.mx / Editorial

¡Y que llega el Día del Padre! ¡Qué Padre!

Padre malo

Aunque en nuestro país son más festejadas las madres en su día por ser los seres que otorgan la vida, los padres también cooperan con el 50% del embarazo.

Sin embargo, en la villa de señor, siempre hay padres buenos y malos.

Los padres malos son esos cobardes desgraciados que huyen cual rateros de calle, cuando la mujer que les otorgó sus favores en señal de cariño y amor, les avisa que están esperando la llegada de un bebé; esos que se desaparecen como magos de circo cuando se acaba el amor y llega el divorcio, evitando así la pensión económica para proveer a sus hijos de lo mínimo indispensable para tener una vida decorosa.

Esos que fomentan el uso de drogas, cigarro, alcohol en la niñez, que golpean, gritan, se emborrachan, son mujeriegos, irresponsables, infieles y permiten que sus hijos tanto hombres como mujeres se conviertan en delincuentes, rateros, tranzas, flojos, mantenidos y pésimos ciudadanos.

A esos padres ¡no les vamos a escribir el día de hoy!

 

Padres buenos

Como nuestro granito de arena siempre es fomentar las cosas buenas y positivas, hoy haremos un recuerdo y homenaje a esos padres buenos, los verdaderos, los que sí merecen ser festejados con todas las de la ley.

Un padre bueno se convierte en el hombre más loco del mundo, cuando recibe la noticia del nacimiento de su hijo.

Ese padre que cambia su auto deportivo por una camioneta para poner la silla del bebé.

Ese hombre que llega cansado, agotado de trabajar pero feliz y toma su segundo baño del día –de noche- junto con su bebé en brazos, lo arrulla y espera pacientemente a que el Dios Morfeo se apodere de sus sueños.

El padre que antepone el bienestar de su familia ante su propio ser. Qué juega, hace bromas, caras y gestos con tal de lograr la sonrisa de sus hijos.

Ese papá que más que molestarle, disfruta ayudar en casa, lavar los trastes, planchar sus camisas, cargar las maletas, hacer la comida, ser plomero, mata insectos, es mecánico automotriz, se endeuda con créditos, hace el desayuno y lleva a los hijos a la escuela, entre tantas otras actividades.

El verdadero padre es aquel que fomenta en sus hijos valores como el respeto, honestidad, amor, libertad, justicia, igualdad, tolerancia, paz y los enseña con el ejemplo de ser un padre positivo, respetuoso, activo, trabajador, inteligente, innovador y soñador.

A esos verdaderos padres, les dedicamos el editorial de esta semana.

¡Felicidades padres buenos!

¡Gracias jefe!

.

 

Share

Deja un comentario