Editorial / Buenos días señor Sol

Un punto de vista diferente e irreverente

Alternativo.mx / Editorial

¡Buenos días señor Sol!

Tal parece que con esta canción, la niña chiapaneca Xóchitl, se inspiró para crear a su corta edad de ocho años, un calentador de agua que funciona con el sol.

Su invento, sencillo pero efectivo, ha ayudado a las familias de escasos recursos de su comunidad, a poder bañarse con agua caliente.

Afortunadamente la UNAM, la reconoció otorgándole el Premio de Ciencia Nuclear que otorga el Instituto de Ciencias Nucleares de la máxima casa de estudios, a mujeres destacadas que hayan realizado actividades científicas sobresalientes.

Una niña que nos enorgullece y que tal vez el día de mañana, pueda entregar mucho a la ciencia en beneficio de nuestro país.

¡Solo falta apoyo!

 

Quieren tapar el sol con un dedo

Ahora resulta que el Congreso de la CDMX, analiza solicitar al gobierno federal -que todo lo puede con el poder de su dedo mágico-, que se quite el horario de verano, porque según ellos trae consecuencias nocivas a la salud de la población.

Dicen que “cuando el río suena es que agua lleva” y si ya nos van a cancelar los partidos de la NFL, la Fórmula 1, las estancias infantiles, las conchas con nata y el chocolate caliente, no nos sorprendería que este año ya no tengamos sol extra para echar la cascarita de fútbol.

Ahora solo falta que nos cancelen las noches de luna llena argumentando que nos ponemos muy románticos.

¡Prendan la luz!

 

Brilla solo

El que brilla por sí solo es Rafael Nadal, quien ya llegó a Acapulco a iluminar con su presencia y su extraordinario juego, las canchas del Abierto Mexicano de Tenis.

Viene a conquistar su tercer título en canchas mexicanas, sin embargo, lo que es más destacable es que también inauguró su academia de tenis en Cancún, Quintana Roo.

Y tendrá que ganar el torneo, ya que tiene que ahorrar para su próxima boda.

¡Vámonos al puerto guerrerense a disfruta del buen tenis!

¡Y del sol también!

 

Brillo lejano

Ya que andamos disfrutando del brillo y calor de su majestad el Sol, salgamos de aquí y hagamos un viaje sorprendente a 280 millones de kilómetros de la Tierra.

La maravilla de la tecnología japonesa ha permitido que una de sus naves espaciales aterrice sobre un asteroide que se encuentra a esa distancia, en donde por medio de un tubo recolectará material y regresará a nuestro planeta para que con análisis y estudio de los científicos, se tengan más pistas sobre el origen de nuestro sistema solar y la vida en la Tierra.

La nave se llama Hayabusa2 y al asteroide se le conoce como Ryugu, su nombre se refiere a un palacio submarino de un cuento popular japonés.

¡Sorprendente!

 

 

 

 

 

 

 

 

Share

Deja un comentario