¿Hay ciencia detrás de Alcohólicos Anónimos?

Logo_Alcoholicos_Anonimos_AA
Logotipo Alcohólicos Anónimos

Alternativo.mx | Por el principio, Alcohólicos Anónimos, fue uno de los primeros movimientos para evitar caer en las adicciones. Muchos creerían que solo son juntas y ya, pero luego, la misma ciencia se encargaría de respaldar este tipo de comunidades.

Prosigamos con un poco de historia, un 10 de junio de 1953 nace Alchólicos Anónimos, de la mano de William Griffith y el doctor Bob Smith. Actualmente tiene presencia en más de 180 y México es la segunda estructura más importante. Consiste en grupos donde se comparten experiencias, para así crear lazos y fortalecer las cualidades para así evitar el problema común. Este movimiento se rige por 36 principios, los cuales se dividen en 12 pasos, 12 tradiciones y 12 conceptos para el servicio mundial.

Algo que los ha mantenido con una reputación pulcra ha sido su regla de no recibir algún tipo de ayuda, pública o privada. Sino con las contribuciones de los mismos miembros, de forma local, haciendo que el ingreso y los gastos sean vistos de forma directa sin dar paso a corrupción.

Tan sólo en México, existen más de 14,000 grupos, y en el mundo, se estima que existen más de 116,000 y más de dos millones de personas en todo el mundo.

¿Pero dónde está la ciencia?

Poco a poco se ha ido descubriendo una causa poderosa de la adicción. Y todo nos conlleva a ese clásico experimento que se hizo viral (con los medios en ese tiempo) en la década de los 80, donde se publicó un experimento de parte de la Partnership of a Drug-Free America. En dicha publicidad, pusieron a dos ratas, cada una con una botella con agua, excepto que en una botella tenía heroína o cocaína diluida en ella. El resultado fue desastroso y claro, efectivo para las masas: la rata que bebía del agua mezclada con droga terminaba por obsesionarse con el líquido para después morir.

 

“Una sola droga es tan adictiva que nueve de cada diez ratas de laboratorio la consumirán. Cada vez más. Hasta la muerte. Se llama cocaína. Y puede hacerte lo mismo a ti”.

Sin embargo, diez años antes ya había una objeción por parte del profesor de Psicología de Vancouver de nombre Bruce Alexander quién noto algo peculiar. Luego de saber de qué se trata, usted como lector, vinculará los dos temas de forma inmediata.

El profesor había notado que la rata en aquel popular y replicado experimento estaba sola. Su única función en toda la jaula era tomar agua con droga.

Entonces Alexander creo un nuevo experimento, pero esta vez en lugar de una jaula común, creo un paraiso para ratas o mejor llamado “RatPark”, donde las ratas podían entretenerse con un parque de diversiones, comida en buen estado, pelotas de colores, túneles y lo mejor de todo… estaban juntas. Y claro, las dos botellas de agua, una limpia y otra mezclada con droga.

A las ratas que llevaban una buena vida no les gustó el agua con droga. En general, evitaban beberla y consumían menos de un cuarto de las drogas que tomaban las ratas aisladas. Ninguna murió. Mientras que las ratas que estaban solas e infelices se hicieron adictas.

¿Pero esto como funciona en humanos?

En la Guerra de Vietnam. La revista Time informó de que el consumo de heroína era “tan común como mascar chicle” entre los soldados estadounidenses, y hay evidencias claras que lo respaldan: un 20% de los soldados estadounidenses había desarrollado adicción a la heroína allí, según un estudio publicado en los Archivos de Psiquiatría General.  No obstante, un 95% de los soldados adictos -de acuerdo con el mismo estudio- dejó las drogas. Muy pocos se sometieron a rehabilitación. Pasaron de una terrorífica jaula a un lugar agradable, por lo que ya no querían tomar drogas.

En los hospitales hay mucha gente que recibe heroína como calmante por un largo período. La heroína médica tiene una pureza y potencia mucho mayor que la callejera. Por tanto, si la antigua teoría de la adicción es cierta -las drogas la provocan; hacen que tu cuerpo las necesite-, un montón de gente, al salir del hospital, iría por las calles pidiendo heroína para seguir con su hábito. Pero esto no sucede.

IMG_6470
Fundadores Alcohólicos Anónimos | Foto: Crestomatía

Y es entonces donde nos remontamos a esa junta de 1935, donde dos personas hartas de vivir una vida en guerra, deciden juntas tener su propia casa entre los dos, y toman su último trago. Para después compartir esa fórmula que sería corroborada después. La adicción es una adaptación social.

Por ello quizá es uno de los grupos más efectivos e incluso afectivos. Las personas es cierto, ya no quieren salir de ese grupo, pues encuentran justo lo que necesitan: amigos, familia, un espacio donde seas útil en la sociedad. ¿Acaso no todos buscamos un grupo de amigos al cual pertenecer? Amigos que compartan nuestras ideas y que no nos juzguen por nuestras ocurrencias o nuestro pasado. Personas con las que puedas estar en forma plena, divirtiéndote al máximo sin la necesidad de tomar un trago o ingerir alguna sustancia.

Fuentes: Huffington Post | YouTube | Brucekalexander.com | Aamexico.org.mx

Así que la respuesta a la pregunta principal es: sí.

 

 

 

Te recomendamos leer:

Sopa de piraña: exótica, nutritiva y… afrodisiaca

EU | Obama anuncia su apoyo a Hillary Clinton

5 alimentos que benefician tu zona íntima

 

 

 

Share

Deja un comentario