En Familia | ¿Juzgas o condenas?

Adriana Olvera MedinaPor Adriana Olvera Medina

Alternativo.mx | …¡y dijimos que todo estaba bien!, que los prejuicios son más que nada ideas retrógradas y algunas producto de ideas e imposiciones religiosas o culturales que solo reprimen la libertad del ser humano, limitando su derecho a vivir en el placer, el permisivismo y la inconsiencia.

Cuántos de nosotros, sin darnos cuenta, hemos ido cambiando incluso nuestra manera de percibir algunas cosas, aligerando nuestro juicio entre lo bueno y malo.

Crecimos en una sociedad donde se nos ha enseñado que juzgar es malo, que eso solo le concierne a Dios porque es el único Ser justo que existe en el Universo.

¡Gran verdad sin duda!, pero estamos confundiendo los términos. La Ética nos enseña mucho de este discernimiento, dado que nos habla de identificar lo bueno y lo malo.

En esta sociedad actual nos han enseñado que lo bueno es cursi, anticuado, intolerante y  frustrante.

Que lo malo es bueno, nice, cool, novedoso, aceptable, popular, exitoso, y poderoso.

Es urgente que los padres de familia, los educadores, los profesores, los guías espirituales nos dejemos de adornar palabras por temor a herir susceptibilidades y decir las cosas como en realidad lo son. Hacen falta generaciones ¡JUICIOSAS!

Claro que es bueno y ético juzgar. No habría entonces jueces en los juzgados, en los concursos y en todo evento que requiera una evaluación y calificación.

Justo la ausencia de juicio está confundiendo a los jóvenes y permitiéndoles comportarse como niños malcriados, alcohólicos, adictos, improductivos, impulsivos, consentidos, inmaduros y disgustados consigo mismos.

Es conveniente crear consciencia de lo que es bueno y malo y de por qué se clasifican así las intenciones, los actos, las conductas y los pensamientos. Lo realmente prohibido e indebido es “condenar “ los  actos y conductas de los demás. No somos quién para condenar a nadie. Y curiosamente es la práctica más usual hoy en día.

Pero juzgar entre elegir el bien o el mal definitivamente será la primera llamada a la consciencia para que nos guíe en el actuar, y enseñar a los hijos a discernir y elegir para su vida entre lo que les conviene o no, porque es bueno o no para ellos.  Así, tal cual.

Adriana Olvera Medina

Terapia Familiar

Orientación y Educación Familiar

e-mail: [email protected]

Fb: Orientación y Educación Familiar

Twitter: @AdrianaOlvera24

Share

Deja un comentario