En Familia | ¡Vivamos una Semana muy Santa!

Adriana Olvera MedinaPor Adriana Olvera

Alternativo.mx | Contrario a algunas religiones, la mayoría de familias toma, pero no siempre aprovecha al máximo en familia estos días de vacaciones, pues es  disfrutarlas con el único objetivo de divertirse. Si bien es cierto que el cuerpo necesita descanso y distracción, el alma y el espíritu también lo reclaman y lo necesitan urgentemente!!.

Nuestros hijos, lo niños y adolescentes,   están inmersos en las redes sociales, en los juegos de video, en las carteleras del cine y de todo aquello que les mantenga ocupada la mente, incluso la pornografía. Los jóvenes mayores, y que tienen esa libertad, planean unas grandes fiestas donde el invitado principal es el alcohol, los excesos de todo tipo e incluso los sexuales.

Las playas, los bares y “antros” ofrecen toda clase de promociones, sobre todo para las chicas, que por su condición física y alcoholizada resultan presa fácil para ser víctimas de riesgos y experiencias que deberían guardar celosamente.

Esta semana bien vale la pena, para quienes sí y para quienes no sean creyentes o profesen alguna religión, que disfruten mucho estos días en familia!!, O bien, hacer servicio social a colonias y comunidades pobres, donde se valora como mucho, incluso lo poco que se tenga.

Nada es más grato para los hijos y sus padres que disfrutar en familia, a través de una conversación, un juego de mesa, una película que fomente la unión familiar, incluso un paseo por la naturaleza, un parque, el campo o algún lugar lejos de la ciudad de la señal de internet. En casa, cocinar y participar de su orden y aseo.

La naturaleza,  por sí sola  nos adentra a desempolvar nuestra espiritualidad, nuestro encuentro con nuestro yo interno y que tanta falta les hace a nuestros hijos y a nosotros crearnos espacios de silencio,  de reflexión y análisis sobre si estamos a gusto o satisfechos con la vida que llevamos o con los proyectos que tenemos en planes para ser mejores seres humanos.

Los padres de familia tenemos la gran responsabilidad de buscar espacios donde motivemos la espiritualidad en los hijos, pues de ella emana la generosidad, el respeto, la nobleza, la solidaridad, la compasión y la caridad que conlleva al amor a sí mismo y a los demás. Si profesamos una religión, cada día de esta semana será una gran oportunidad de trabajan y practicar las Obras de caridad y misericordia, que les fortalecerá en la fé y la autoestima y sea una gran Semana!

Adriana Olvera Medina

Terapia y Consultoría,  Orientación y Educación Familiar

e-mail: [email protected]

fb: Orientación y Educación Familiar

Twitter: @AdrianaOlvera24

Share

Deja un comentario