Busca Plá narrar a gente común

plá

Alternativo.mx/ Con “Un monstruo de mil cabezas”, su más reciente película, el cineasta uruguayo Rodrigo Plá no intentaba “a priori” hacer una denuncia social, sino narrar la vivencia de ciudadanos comunes expuestos a situaciones límite.

La cinta, rodada en la Ciudad de México, abrió este día la sección de concurso “Orizzonti” de la edición número 72 del festival de cine de Venecia y fue recibida positivamente durante su proyección a la prensa.

Se trata del último proyecto de la mancuerna formada por Plá y su esposa, Laura Santullo, autora del guión y de la novela homónima en la que está basada la película, que se estrenará en México en el festival de Morelia de octubre próximo.

“Nosotros tratamos de salir de los estereotipos y hacemos mucho hincapié en que tratamos de narrar la vivencia de ciudadanos comunes, tratamos de ir a lo particular, ver como una persona se enfrenta a ciertas circunstancias, reacciona y buscamos acompañarla”, explicó en entrevista con Notimex.

Ello, sin dejar de reconocer que “también las películas incluyen nuestro contexto, nuestra experiencia como seres humanos, aunque no hubo una intención a priori en hacer una denuncia en sí misma, sino ver a alguien que transita en una situación específica y de pronto también sobresalen otros temas y cuestionamientos”, dijo.

Los dos principales protagonistas del filme son Jana Raluy, una actriz de teatro de gran potencia dramática (que con Plá realizó su primera película) y Sebastián Aguirre Boëda, conocido por su participación en “Güeros”, de Alonzo RuizPalacios.

Raluy interpreta a “Sonia Bonet”, una mujer exasperada ante el comportamiento de una compañía de seguros negligente y corrupta que la obliga a recurrir a situaciones desesperadas para lograr la atención médica que su marido, enfermo de cáncer, requiere.

Aguirre Boëda aparece en el rol de “Diego”, el hijo de la protagonista y al que arrastra en la espiral de violencia a la que la llevan las circunstancias. Otros actores son Daniel Giménez Cacho y Emilio Echevarría.

“La selección de los actores fue un proceso muy largo y se hizo en base al gusto. Arranqué la búsqueda del reparto unos siete meses antes de empezar la preproducción de la película. Me importa estar presente en la búsqueda del reparto, me gusta interactuar con los actores y oír sus propuestas”, consideró Plá.

Señaló que durante esa búsqueda él y su mujer se acordaron de Raluy, a quien habían conocido años antes y la que no los defraudó cuando fue convocada para el casting. “Es una mujer con muchísima energía, una gran actriz y la convocamos para pruebas que nos gustaron mucho; se decantó con bastante facilidad”, confirmó.

Según el realizador, también en el caso del adolescente las pruebas de Aguirre Boëda no dejaron dudas, pues “es un niño con una naturalidad increíble que ya tenía experiencia en cine, con la película “Güeros” a la que le ha ido bien.

“Teniendo esos dos personajes principales nos dedicamos a encontrar a todos los demás, que tenían la gran dificultad de que también eran personajes principales aunque fuera solamente durante dos secuencias. Hubo actores con prestigio, como Giménez Cacho o Echevarría, hasta otros menos conocidos”, acotó.

En la misma entrevista, realizada en la terraza del hotel “Quattro Fontane” del Lido de Venecia, Santullo explicó que “Un monstruo de mil cabezas” está basado en una novela de su autoría, aunque el proceso de realización fue muy complejo.

“Intenté primero hacer una versión de guión, aunque eso no ocurría del todo y entonces hice una primera versión como narrativa, que se publicó como novela y me permitió encontrar un ordenamiento posible y los motores de los personajes”.

Dijo que la historia no está basada en un hecho específico, pero si en la sumatoria de muchas cosas, incluso en la visión del documental canadiense “La Corporación” donde se hablaba, desde otro lugar, de la deshumanización y falta de ética de las corporaciones.

Plá explicó que también les pareció importante que el conflicto del personaje principal (Raluy) fuera complejo al confrontarlo con diversos puntos de vista y “relativizar un poco la situación, adquirir cierta distancia”.

Autor de los largometrajes “La zona” (2007), “Desierto adentro” (2008) y “La demora” (2012), Plá refirió estar muy contento de regresar a Venecia, donde en 2007 ganó el premio Luigi De Laurentis por la mejor Opera Prima.

“Venecia representa un espacio especial en nuestras vidas, fue aquí donde mostramos por primera vez una película cuando trajimos ´La zona´. Fue la primera vez que la vimos proyectada en la gran pantalla y la reacción de la gente fue entusiasta. Estar de regreso es una gran satisfacción y un honor”, comentó.

La pareja Plá-Santullo tiene ahora dos nuevos proyectos cinematográficos, uno llamado “Guardia y Custodia” y el segundo “El otro Tom” .

“Uno queremos filmarlo en México y el otro en Estados Unidos y España, pues así lo requiere la historia, ya que necesitamos un lugar en donde la existencia del Estado sea más evidente, con asistentes sociales y todo eso”, explicó el realizador nacido en Montevideo en 1968 y radicado en México.

Share

Deja un comentario