Sufren 8.1 millones de mujeres indígenas violencia física y abusos

campesinnnaPor Martín Morales

Argonmexico / La secretaria de la Comisión de Igualdad de Género de la Cámara de Diputados, Dora María Guadalupe Talamante Lemas, acusa que 8.1 millones de mujeres indígenas viven en condiciones de violencia familiar, abusos y agresiones a su integridad física y moral; además, carecen de acceso a servicios de salud y educación, según datos de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) del 2013.

La legisladora de Nueva Alianza previno que esos millones de mexicanas también enfrentan problemas vinculados con el acceso a la tenencia de la tierra, participación equitativa en las decisiones, y procuración y administración de justicia.

Peor aún, enfrentan complicaciones de salud como muerte materna, violación de derechos sexuales y reproductivos, violencia de género; así como dificultades para acceder a la cultura en su propio idioma; aparte de sufrir matrimonios forzados.

Las mujeres Indígenas, “desempeñan un papel esencial en la recomposición del país, por lo que es necesario que las grandes distancias entre marginalidad y justicia social se reduzcan, dando lugar a nuevos modelos de desarrollo de acuerdo con sus expectativas culturales, sociales, políticas, económicas y justicia”.

Por todo ello, considera que este tema es primordial, pues de acuerdo con el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi), en México existen dos mil 443 municipios; de los cuales, 871 son indígenas, por lo cual se requiere impulsar reformas que atiendan las necesidades específicas de las mujeres que habitan estas regiones.

Repuso que el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), arrojó que en el 2012, del total de la población indígena en México, 3.3 millones no satisfacían sus necesidades alimenticias básicas.

Lo más graves es que su nivel de escolaridad, está relacionado con la alta mortalidad materna; ya que 36.5 por ciento de las mujeres fallecidas en los municipios con más de 70 por ciento de población indígena carecía de instrucción, y 247 de cada mil tenía la primaria incompleta.

Talamante Lemas, también secretaria de la Comisión de Educación Pública y Servicios Educativos, antepuso que los indicadores muestran que las mujeres de estas localidades padecen marginación y vulnerabilidad en materia de derechos humanos, enfrentándose a múltiples discriminaciones. “Cuando se es mujer, aquí, se es pobre y se es indígena”.

Por ello, remarca, la legislación indígena debe garantizar el acceso y protección de todos los derechos humanos, sociales, económicos, culturales, civiles y políticos; además, debe prever mecanismos de exigibilidad para que tales derechos sean una realidad cotidiana.

La diputada presentó una iniciativa que plantea adicionar la fracción XIII bis al artículo 2 de la Ley de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, a fin de que la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), en coordinación con el Instituto Nacional de las Mujeres, desarrolle programas de capacitación permanente.

Propone fomentar el conocimiento de los derechos humanos de las niñas y mujeres indígenas, y que prevengan la violencia en su contra, dirigidos a las autoridades estatales y municipales. Con esta reforma turnada a la Comisión de Asuntos Indígenas, plantea contribuir a generar políticas públicas para fortalecer la igualdad de condiciones, el acceso de la población femenina a sus derechos y la garantía de vivir libres de violencia.

Share

Deja un comentario