Auto-destrucción de personas en Querétaro.

suicidioColaboración: Jesús Roldán Acosta.

Querétaro, Qro.-Son de particular consideración la información divulgada el 12 de  junio del año pasado por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) respecto a que 1 millón de personas fallecieron en el mundo por causa del suicidio; se estima que para el 2020 ascienda al millón y medio de personas.

En el caso particular de nuestro estado, al cierre del año 2013 se registraron 115 personas que se quitaron la vida. A últimas fechas, son 85% los hombres que se inclinan por esta vía y 15% son mujeres. Principalmente mediante el estrangulamiento, sobredosis de barbitúricos, envenenamiento, armas punzocortantes y de armas de fuego. De ellos, sobresalen jóvenes de edades que fluctúan de los 17 a 29 años; y el uso de 40 a 60 años. Los municipios queretanos con mayor índice de suicidio son: Querétaro, San Juan del Río, Tequisquiapan, Corregidora y Amealco. A los individuos que actúan de esa manera autodestructiva se les consideran personas vulnerables, sobre todo los jóvenes y adolescentes; no olvidemos que toda muerte repentina genera severos problemas entre familiares y allegados. La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que el suicidio individual afecta al menos a 6 personas que interactúan con el suicida; es un problema serio y muy complejo.

Los especialistas en esa materia advierten que gran parte de los suicidas padecen una enfermedad mental, la depresión es una de ellas, es diagnosticable y tratable. No debemos esconder los hechos hay que solucionarlos.

Según me manifestara hace varias semanas el Secretario estatal de Salud, Doctor Mario César García Feregrino, en nuestra entidad, ese desalentador fenómeno (ocurrido principalmente entre los jóvenes) se ubica en el 4.2%, debajo de la media nacional que es del 6%. Ahora bien, cifras recientes de la Organización Mundial de la Salud señalan que en nuestro país durante las tres últimas décadas, el suicidio se cuadruplicó, al pasar de un porcentaje de 2 personas por cada 100 mil habitantes a 7.6, u 1.6% mayor a la cifra señalada por el secretario estatal de Salud. De acuerdo a cifras del Inegi, en México, durante el año 2010, un total de 5,012 personas se quitaron la vida y en el 2011 alcanzó las 5,718 personas que optaron por su autodestrucción.

Una observación cuasi risible fue la que me externó el médico en cuestión, quien señaló que al darse conocer periodísticamente ese desafortunado suceso se fomenta el suicidio, como si la pluma del periodista incitaran a ese hecho, probablemente se refirió al reportero malintencionado y “sensacionalista” de la “nota policiaca”, no todos los que profesamos y ejercemos este loable oficio de periodista somos ni pretendemos ser apologistas del escarnio humano. Cabe mencionar que al médico García Feregrino le comenté que la causa y razones para atender y prevenir el suicidio es de índole multifactorial, y aparte del entorno familiar, las dependencias de gobierno, como la que él mismo coordina (Salud), además del DIF estatal, la Procuraduría estatal de Justicia, Consejo contra las Adicciones, el Instituto del Deporte y Recreación de Querétaro (Indereq) entre otras, son las que deben atender y prevenir de manera integral y efectiva ese fenómeno social, elaborando e instrumentando Programas de Prevención y de Orientación sobre esta problemática social, donde muy bien cabría la participación de psicólogos y psiquiatras.

En nuestro estado, el suicidio aumentó del año 2005 (72 personas) al recién transcurrido 2013 (con 115 personas que se inclinaron por quitarse la vida). Esperemos no se me acuse de incitación, ya que no pretendemos propiciar en nuestro análisis efectos imitativos y autodestructivos; más bien pretendemos alertar, difundiendo principales y generales causas por la que muchas personas se quitan lo más importante y valioso de su propio ser: su vida. Deseamos con ello hacer una llamada de atención activa y a tiempo de familiares y amigos de aquellos que pretenden autodestruirse y estén prevenidos.

Por otra parte, de acuerdo a lo que me verbalizara en su oportunidad la maestra Blanca Gil Corona, especialista del Instituto Hispanoamericano de Suicidología, con sede en la Ciudad de México (www.suicidologia.com.mx), son en épocas decembrinas, las de mayor incidencia donde  ocurra ese hecho a nivel nacional; no escapa de esa situación nuestra entidad federativa.

Cinco años antes (2005), de acuerdo a un Estudio realizado y publicado por el Inegi denominado “Estadísticas de Intentos de Suicidios en los Estados Unidos Mexicanos, 2005”, en el estado de Querétaro las causas del suicidio fueron por: 1) Decepciones amorosas; 2) Dificultades económicas; 3) Disgustos familiares; 4) Enfermedades graves o incurables; 5) Otras causas. Los sitios de ocurrencia fueron: 1) Casa-habitación; 2) Vía pública; 3) Campo; 4) Otros sitios.

Como contraste al año anterior (2013), donde se registraron mayor cantidad de personas (115) que se quitaron la vida, en el 2005 en Querétaro ocurrieron 72 suicidios (70 eran residentes de esa entidad federativa); 56 eran hombres y 16 mujeres. El grupo de edad del suicida fue: 3 (menores de 15 años); 17(15 a 24 años); 21 (25 a 34 años); 14 (35 a 44 años); 16 (de 45 años y más); 16 (No especificado). El estado civil del suicida era: 32 (solteros); 25 (casados); 10 (unión libre); 3 (otro estado civil); y, 2 (No especificado). Por último, la escolaridad del suicida (2005) era: 24 (primaria); 28 (secundaria); 8 (bachillerato); 6 (profesional); 17 (artesanos y obreros); 3 (trabajadores agropecuarios); 11 (oficinistas); 1 (comerciantes y dependientes); 21 (otras ocupaciones). La tarea de nuestras autoridades y dependencias de gobierno involucradas, o que deban estar familiarizadas con esta problemática social y permanecer alertas y actuantes con la debida y oportuna Prevención.

Correo electrónico. [email protected] Twitter:@Jroldana

Share

Deja un comentario