Neuropolítica | Lo que nunca imaginó Cuén

Por David Uriarte

Alternativo.mx / La imaginación de Héctor Melesio Cuén Ojeda lo llevó a enarbolar su propio aforismo “Nadie sabe de lo que es capaz hasta que lo intenta”, sin embargo, es probable que su mente nunca registró la posibilidad de unirse y formar parte de la coalición Por México al Frente. Hoy, su rostro aparece en un espectacular junto con el de Ricardo Anaya y Sylvia Treviño, en la casa del panismo sinaloense.

¿Pensó el panismo alguna vez tener en sus filas, aunque sea en coalición, a Héctor Melesio Cuén? Si no puedes con tu enemigo, súmate, así reza el refrán. Sin embargo, aún hay más coincidencias o datos significativos.

¿Dónde inició Héctor Melesio Cuén su campaña rumbo al Senado? En Mazatlán, el mismo lugar donde el 27 de abril del año pasado a media mañana, el diputado panista Roberto “El Güero” Cruz y Cuén se enfrentaron verbalmente y se dijeron sus verdades.

Hoy, después de tragarse cada quien sus palabras, Cuén comparte sus ideales con panistas cuya doctrina es conservadora; con gente del PRD, cuya doctrina es de izquierda; con el Movimiento Ciudadano, cuyas banderas son el feminismo y la socialdemocracia; más su partido, el PAS. En este mole de ideas e intereses, el más picoso fue Cuén, por lo menos así lo registra la evidencia.

Los contrapesos en la fórmula eran de esperarse, y no es novedad. Para los puritanos de las ideas y los dogmas resulta imperdonable, inaceptable e incongruente, la fraternidad entre la iglesia y Martín Lutero, es decir, la promoción de personajes que hasta hace unos meses representaban divergencia de intereses, hoy los veneran en el altar de la promoción social y los promueven con la convicción de ganar una representación en el Senado.

Hay cosas que los partidarios no imaginaban o su asombro no digiere, pero el tiempo no se detiene y hay que tomar decisiones en un mundo de competencia política.

Nunca digas de esta agua no he de beber. La imaginación es un terreno cuya dimensión tiene dobleces insospechados, y lo que ayer se criticaba, hoy se adora y venera. En esta lógica errática e incomprendida por muchos, lo que sigue para Sinaloa y México es inimaginable.

Te puede interesar:

Neuropolítica | La fuerza de la creencia

“Una página más”, la canción favorita de Toño Quevedo

Neuropolítica | No hay novedad…

 

Share

Deja un comentario