¿Quién mal aconsejó al Papa?, responde Arquidiócesis ante regaño de Francisco

60214126. Ecatepec, 14 Feb 2016 (Notimex-José Pazos).- El Papa Francisco ofició  misa multitudinaria ante miles de fieles reunidos en el predio conocido como El Caracol. NOTIMEX/FOTO/JOSÉ PAZOS/JPF/REL/ PAPA15/NOT/HOY/ECA
Foto: Ntx

Alternativo.mx | Luego de que durante su visita a México el Papa Francisco lanzó un duro mensaje para los obispos mexicanos en su discurso del 13 de febrero, la Arquidiócesis cuestionó el “regaño” que el sumo pontífice hizo a los pastores en la Catedral de la Ciudad de México.

“Si tienen que pelearse, peleen ¡pero como hombres! Como hombres de Dios. Si tienen que decir algo, díganlo a la cara”, exclamó aquel día Francisco en lo que se consideró una fuerte llamada de atención a la Iglesia en México.

Sin embargo, en su editorial del semanario Desde la Fe, la Arquidiócesis apuntó: ¿tiene el Papa alguna razón para regañar a los obispos mexicanos? Lo que sí tiene el Papa, y muy claro, es que la Iglesia en México es un caso atípico en relación con otros países de América. En primer lugar, en términos porcentuales nuestra nación hospeda la mayor cantidad de católicos, con 81 por ciento de la población en el 2014, y es precisamente a causa de esa amplia y sólida presencia de católicos que nos distinguimos de otros países del continente.

Señaló que la frase “Pelear como hombres” repercutió entre los comunicadores – empujados más por el histrionismo mediático que por el profundo significado de las palabras– como de un fuerte regaño a los pastores, pero “no implica confrontaciones estériles como lo juzga el mundo, y sí conlleva el significado postconciliar enfatizado en el magisterio de san Juan Pablo II, que afirma el llamado del obispo para alcanzar la estatura de Cristo, hombre perfecto”.

La frase debe entenderse como la solícita urgencia para actuar con audacia evangélica ante las propuestas alienantes que quieren arrinconar a la Iglesia. Mientras otras instituciones han fallado en el cuidado y procuración del bien común, los obispos mexicanos han venido acompañando al pueblo sufriente y apaleado, haciendo una vida de entrega al prójimo y no de “príncipes” sin contacto con el rebaño.

Aseguró que sería absurdo pensar que Su Santidad desconoce la gran resistencia que la Iglesia Católica mexicana ha opuesto a la expansión de las comunidades protestantes de tintes carismáticos y pentecostales, que, no obstante, se propagan sin freno en otros países, especialmente de Centroamérica.

Lamentablemente, existe la mano de la discordia que intentó poner los acentos negativos, parcializando la visión de Iglesia y tratando de influir en el discurso Pontificio para conseguir un efecto contrario en el público, al subrayar desafíos y tentaciones como males del episcopado. No es así. Y aquí cabe la cuestión ¿por qué tratar de demeritar el trabajo de los obispos mexicanos? Afortunadamente el pueblo conoce a sus pastores, y los acompaña en la construcción del reino de Dios, al precio que sea, como ha sido a lo largo de la historia de este país… ¿O será que las palabras improvisadas del Santo Padre responderían a un mal consejo de alguien cercano a él? ¿Quién mal aconsejó al Papa?

 

Te puede interesar:

“La Iglesia rechaza el dinero ‘sucio’ de la explotación”: Papa Francisco

Frialdad en visita de Macri al Papa

Share

Deja un comentario