La tarea de ser padres

timthumbPor: Redacción

Alternativo.mx / Toluca; Méx. a 19 de Febrero de 2016

Quizá todos los que somos padres nos hemos sentido en más de una ocasión angustiados cuando tenemos por primera vez a nuestros bebés en brazos, cuando necesitamos saber a qué escuela ingresarán, pero tal preocupación aumenta conforme los hijos crecen.

Lo cierto es que para ser padres no se ha establecido un sistema de escuelas y de exámenes como para serlo, no existen manuales ni recetas. No se exige acreditar una capacitación, por lo cual la mayoría de los futuros padres o no pueden realizar una preparación o capacitación previa.

Los que se deciden a hacerlo tampoco la tienen fácil, ya que escasean los centros de orientación, aunque existen algunas escuelas de padres a las que se puede acudir en busca de información.

Pero hay que tomar en cuenta que el asesoramiento que ofrecen la mayoría de los centros educativos, a través de charlas o entrevistas, puede ayudarnos a entender mejor nuestra labor formadora.

Sentirnos abrumados por una responsabilidad de tal magnitud, a veces, puede llegar a causarnos más angustia, pero habremos de confiar en que siempre podemos mejorar nuestra actuación y que ésta nos ayudará a superar la angustia.

La educación que damos a nuestros hijos influye en sus percepciones, valores y relaciones con los demás. Hay padres que cuando toman conciencia de esto se sienten abrumados por dicha responsabilidad. También es frecuente que, a medida que vamos descifrando cuál es nuestro papel de padres, nos alejamos de él.

Para remedir esto, en vez de considerar la posibilidad de llegar a ser madre o padre perfecto, es mejor intentar esforzarnos para mejorar como padres y en consecuencia mejorar el ambiente familiar.

Intentar ser padres perfectos sólo produce angustia, aspirar a mejores nos permite experimentar un progreso con nosotros mismos y con nuestros hijos. Esto tal vez en la práctica no significa nada, pero  lo  importante es despertar nuestra conciencia para ser padres con una actitud optimista.

Unos padres perfectos es lo menos que nuestros hijos necesitan, suena extraño, si, pero unos padres perfectos acaban por ser modelo inimitable. Lo que si necesitan son padres responsables, que se esfuercen por ser mejores padres y personas. Esto si es imitable y esperanzador.

Para realizar nuestra tarea formadora, contar con la ayuda de la pareja es de vital importancia, esto lo saben muy bien los padres o madres que, por diversas circunstancias, tienen que desarrollar este trabajo en solitario.

Pero también hay otra ayuda con la que podemos contar, la de nuestros propios hijos, confiar en que nuestro hijo puede esforzarse y progresar, si contamos con él, seguramente dispondremos de un colaborador eficaz.

Share

Deja un comentario